Cartas del lector de EL TIEMPO del martes 30 de junio de 2020 – Cartas – Opinión

2 semanas ago noticiasarauca 0


Señor Director:

Siempre me pregunté por qué los condenados por distintos delitos no son obligados a cumplir lo que alguna vez se denominó ‘trabajos forzados’. Si el trabajo dignifica a los que estamos libres, ¿por qué no devolverles a ellos la dignidad, dándoles trabajo de acuerdo con las habilidades y condiciones de cada uno, otorgándoles la oportunidad de reivindicarse y devolverle a la sociedad una compensación por el daño que le hicieron?

A la vez que ellos se sentirían útiles y pagarían su comida y su techo con su trabajo, se costearían así su educación, sus estudios, los psicólogos, terapeutas y demás profesionales que deberían atenderlos para devolverlos a la sociedad como seres rehabilitados y dignos.

Con la situación actual de las cárceles, el hacinamiento y la precariedad a que los tienen condenados, están criando resentidos y criminales para el resto de sus vidas… ¿Por qué no se piensa que deben cambiarse las cárceles por centros de rehabilitación dotados de bibliotecas, talleres para distintos oficios, huertas, etc.? ¿Cuántas carreteras, colegios, hospitales se podrían construir? Con su ayuda, ¿cuántos parques y jardines se podrían cultivar? Señores del Inpec, estamentos gubernamentales y señores políticos: la represión no sirve para nada, la educación y el trabajo sirven para todo.

Haydée A. Chiapero B.

A los pensionados, ‘¿quién podrá defendernos?’

Señor Director:

Ya es cansón escribir sobre el descuento confiscatorio sobre las pensiones, aduciendo ayuda para los desprotegidos por la pandemias del covid 19, pero es muy importante hacer saber que muchos de nosotros ya teníamos comprometidos nuestros ingresos, lo que también nos convierte en personas necesitadas de las supuestas ‘ayudas’ que el Gobierno dice estar repartiendo día a día, y que no le llegan a nadie, según lo expone todos los días de 6 a 7 de la noche en su nuevo programa de propaganda.

Pero ahora lo más lamentable es que los encargados de estudiar la constitucionalidad del decreto demoran y demoran su pronunciamiento, y al final nos van a decir que es inconstitucional, pero que como el recaudo ya se efectuó y también ya se utilizó, no es posible devolverlo.

Como decían en un programa de humor, “¿quién podrá defendernos”?

Héctor Duarte Cárdenas

Duras lecciones de la pandemia

Señor Director:

Están siendo muchos, en estos días, los infectados y los muertos, incluso entre los pueblos indígenas, que son tan vulnerables. Hemos de pedir para que a estos pueblos no les falte la atención sanitaria. Una de las lecciones que nos deja la dura prueba de la pandemia es la inhumanidad de la cultura del descarte, desde un descarnado utilitarismo, que ha relegado a los más ancianos y débiles. Las personas, como nos ha recordado el Papa, son más importantes que la economía y tienen que estar siempre en el centro de nuestras preocupaciones. Solo así podremos decir que estamos poniendo las bases para una sociedad futura mejor, en la que de verdad no dejemos a nadie atrás.

Enric Barrull Casals
Girona (España)

El Foro del Lector no publica cartas abiertas ni dirigidas a un tercero. Las cartas no deben tener una extensión mayor de 200 palabras y estarán sujetas a edición por razones de espacio. En ellas se deben incluir la dirección y el teléfono del autor. Las cartas pueden enviarse por correo a la Dirección de EL TIEMPO, avenida calle 26 n.° 68B-70, Bogotá, D. C. Por fax, al número 294-0210 y por correo electrónico a: opinion@eltiempo.com.co