Nuevas restricciones indispensables por la salud

4 meses ago noticiasarauca 0


La rigurosidad en el control y disciplina se vuelve urgente. La pandemia amenaza y las restricciones se amplían.

Quito, ya convertido desde hace días en el epicentro del coronavirus a nivel nacional, sigue mostrando cifras alarmantes de contagios.

Además no existen camas de cuidados intensivos libres, o si se desocupan vuelven a llenarse de inmediato.Los datos dicen que la probabilidad de salir ‘avanti’ de la terapia intensiva no es alta, además, toma tiempo.

Entre 14 y 21 días de riguroso cuidado pueden deteriorar la salud con efectos colaterales y perforar el bolsillo, para los que acuden por atención en clínicas privadas.

Por esa razón es que el llamado a la autodisciplina es fundamental. Evitar al máximo la posibilidad de contagio con mascarillas, lavado de manos y distancia personal.

Además, no asistir a reuniones que pueden ser fuente de transmisión del virus letal. Hay que ser conscientes y aguantar las ganas de ver a familiares y amigos para cuidar la propia vida y la de cada una de las personas.

Mirando el relajamiento de la población, ya por necesidad o incredulidad, el Comité de Operaciones de Emergencia endureció las medidas.

Desde anoche y hasta el 12 de agosto al menos, el toque de queda durante el fin de semana será de 19:00 a 05:00 de viernes a domingo.

La venta de licor se prohíbe en ese mismo período, aunque esta medida fue criticada porque se puede comprar licor entre semana. Pero sin duda el expendio sí se podrá atenuar en los críticos fines de semana.

La fuerza pública empezó a ejercer una vigilancia más fuerte. 18 provincias deberán cumplir con este compromiso cívico y de salud pública. En Quito empezarán a actuar brigadas en los barrios más sensibles.

Las fronteras seguirán cerradas. Se espera que el control dé resultados para reducir los estragos del contagio y la muerte a causa del covid-19.

Las clases en la Costa seguirán por vía virtual y telemática y lo propio regirá en los primeros meses del Régimen Sierra. No hay más remedio, la vida es lo primero aunque la economía ya está muy destruida.